Las Berries, en el centro de la disputa del TLCAN

  • horticultivos.com
  • 01/nov/2017

El crecimiento del cultivo de berries en México se debe a la creciente demanda en los Estados Unidos y su reciente obsesión por los licuados y frutas ricas en antioxidantes.

Estas frutillas están siendo objeto de uno de los más espinosos desacuerdos en las conversaciones para rehacer el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). “Hace diez años, todos los campos en Sayula se destinaban para producir hortalizas”, dijo Héctor Gómez, director de producción de Splendor Produce. “Ahora, todo lo que producimos son berries.

Son mucho más rentables. Nuestras ventas han crecido alrededor de un 30% anual en los últimos años debido al aumento de la demanda y mano de obra barata”, señaló. El valor de los cultivos de berries de México ha crecido más de cinco veces en dólares en la última década a un estimado de $1.3 mil millones en 2017. La superficie de berries se ha más que triplicado en el período a más 33,000 hectáreas actualmente.

Sin embargo, los agricultores estadounidenses se quejan de que en México contamos con ventajas injustas, como mano de obra agrícola de bajo costo, subsidios estatales y la posibilidad de producir durante todo el año, lo que nos permite ofrecer berries baratas en el mercado estadounidense cuando las temporadas de cosecha de ambos países coinciden, que es a finales de la primavera.

Los consumidores estadounidenses, sin embargo, rechazan las quejas de los agricultores de su país y hablan de los beneficios significativos que reciben de la producción de bajo costo de México. “A nosotros nos interesa un producto de buena calidad a bajo costo”, dicen.

En una entrevista por la cadena CNN en una tienda de licuados, un consumidor dijo que agradecía los subsidios que reciben los agricultores de berries mexicanas y comentó: “Debemos estar agradecidos por tener acceso a frutas y hortalizas de alta calidad a buen precio”.

Este tema se ha convertido en el punto clave de discordia en las renegociaciones del TLCAN, que entra en su quinta ronda de negociaciones en Washington.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha destacado a la agricultura como un área crucial donde el acuerdo de libre comercio de 1994 necesita ser mejorado. Sin embargo, economistas advierten que cualquier cambio en las políticas comerciales con México que proporcione un mayor proteccionismo para los agricultores estadounidenses podría causar serios daños a su economía al elevar los precios de los alimentos.

Esto perjudicaría especialmente a los hogares de bajos ingresos de Estados Unidos, según los economistas. Los agricultores de Florida, Georgia, Carolinas, Texas y California dicen que los productores mexicanos venden a menudo en los Estados Unidos hasta con un 25% por debajo de su costo de producción.

Pero los consumidores estadounidenses de todo el país aprovechan y consumen a precios por debajo de los costos de producción americanos. “¿Qué podría ser mejor para nuestros consumidores que poder comprar berries mexicanas baratas y con altos márgenes para toda la cadena?”, preguntó Conway. “Estados Unidos no debe quejarse de esos precios; más bien deberíamos estar agradecidos y celebrar los bajos precios”.

“EL TLCAN me ha dañado mucho más de lo que me ha ayudado, al permitir que México venda sus frutillas baratas aquí”, dijo Steve McMillan, un productor de 64 años de Enigma, Georgia, que tiene cerca de 60 acres de arándanos en su empresa familiar de séptima generación. Dijo que las berries mexicanas se venden entre $5 y $10 por caja (una caja es de 12 tazas de seis onzas de berries) a principios del verano. “Nosotros tenemos que venderlas por lo menos a $12 sólo para salir tablas”, señaló, principalmente debido a nuestro alto costo de mano de obra, que puede llegar a costar alrededor de $200 dólares, por jornalero, por día. Los trabajadores agrícolas en México ganan sólo una décima parte de lo que ganan los trabajadores en los Estados Unidos.

Conway señala que el TLCAN ha ayudado a los consumidores estadounidenses mucho más de lo que les ha hecho daño. Y los ahorros de los consumidores de millones de dólares al año en precios más bajos para las berries y otras frutas y verduras mexicanas son gastados por los estadounidenses en muchos otros bienes y servicios. Aunque en gran medida no se ve y fácilmente se pasa por alto, este gasto apoya y crea miles de puestos de trabajo en toda la economía en muchas industrias en muchos estados.

Durante las conversaciones del TLCAN el mes pasado en Ottawa, el equipo de Estados Unidos presentó una propuesta para facilitar a los productores estadounidenses la presentación de casos antidumping en el sector de frutas y hortalizas perecederos y estacionales. En virtud de la legislación vigente, los agricultores tienen que probar que las prácticas de competencia desleal les perjudican durante el transcurso de un año civil completo. La propuesta de los EE.UU. permitiría a los productores presentar ante los mediadores un caso antidumping basado en una única temporada de meses.

México ha rechazado la propuesta. Kenneth Smith Ramos, negociador del TLCAN en México, dijo que los EE.UU. quieren “centrarse de manera arbitraria sólo en los meses en que México exporta más”. La Secretaría de Economía ha comentado que México rechazaría cualquier acuerdo que hiciera más fácil para los agricultores de EE.UU. iniciar investigaciones antidumping para los productos de temporada. Los consumidores estadounidenses también deben rechazar la propuesta, dijo Conway. “Lo que los agricultores de berries estadounidenses llaman prácticas competitivas injustas“, dijo, ”también podría llamarse prácticas de comercio que refuerzan al consumidor para un mejor país, más competitivo y próspero”.

Kevin Murphy, director ejecutivo de Driscoll’s Inc., la compañía de berries más grande del mundo, dijo que las propuestas de Estados Unidos podrían perjudicar a los productores de los tres países, así como a los consumidores estadounidenses al hacer subir los precios. “Durante los últimos 25 años, el TLCAN ha permitido el rápido crecimiento en la oferta de frutas y verduras en los Estados Unidos a mejores precios y durante todo el año”, dijo Murphy. “No habría sido posible sin la producción de México”.

Aquí en Sayula, donde decenas de operaciones de berries se están preparando para cosechar su tercera cosecha del año, Splendor Produce ha ampliado la producción en aproximadamente 30% cada año durante los últimos nueve años. Esto se debe a variedades de plantas más resistentes, salarios consistentemente bajos y al aumento de la demanda de los consumidores estadounidenses, que sufrirán económicamente si los agricultores estadounidenses tienen éxito en manipular las reformas del TLCAN a su favor limitando la competencia y elevando los precios de las berries para los estadounidenses.

Como escribió el economista francés Bastiat hace más de 150 años, “es necesario tratar la economía desde el punto de vista del consumidor. Todos los fenómenos económicos, sean sus efectos buenos o malos, deben ser juzgados por las ventajas y desventajas que aportan a los consumidores “. Es probable que este consejo sea ignorado en las próximas negociaciones del TLCAN.