Mission Produce enviará aguacates colombianos “de inmediato” una vez que se abra el acceso de EE.UU.

  • portalfruticola.com
  • 18/ago/2017

Un ejecutivo de una de las principales empresas de aguacates del mundo indica que la reciente aprobación de EE.UU. para las importaciones colombianas es “sorprendente y al mismo tiempo no”, pero como con otras aperturas la industria tendrá que tomar un enfoque cuidadoso a la nueva fuente de suministro.

“En un punto de vista no me sorprende, pero la velocidad de cómo suceden las cosas en Washington es probablemente más increíble”, dice Jim Donovan, vicepresidente senior de abastecimiento global y logística de Mission Produce en California.

“Cuando has trabajado por algo durante años y eso sucede, no hay nada más que emoción, eso es seguro”, expresó a Portalfruticola.com.

Mission Produce entró recientemente en una empresa conjunta (joint venture) con el mayor productor de aguacate Hass de Colombia, Cartam. Según Donovan, esperan poder importar al país lo antes posible una vez que la fruta sea oficialmente permitida en Estados Unidos, que será a partir del 14 de septiembre.

“Creo que a raíz de que estamos bien arraigados allá la idea sería enviar de inmediato. Nuestro socio es uno de los pocos en realidad que tiene huertos e instalaciones que están listas para comenzar”, explica el ejecutivo.

“Esa es la otra gran pregunta: ¿Cuánta fruta irá hacia Estados Unidos? Honestamente, en este momento supongo que un estimado de entre el 5-10% de la fruta que está en la producción podría estar lista para ir, por lo que mientras las puertas se abren no habrá una oleada de fruta hacia EE.UU.”

Él dice que la ventana para los aguacates colombianos en EE.UU. coincidirá con su estación máxima, funcionando aproximadamente a partir de septiembre a marzo, y quizás hasta abril.

“Estamos en medio de una transición entre California y Perú, la cual está terminando y en México tratando de empezar con sus cultivos regulares; Está en la floración ahora y entrando en la cosecha regular”, señala.

Esta brecha en la oferta puede llevar al caos en el mercado, razón por la cual tener un nuevo origen será bienvenido siempre que pueda cumplir con los estándares rigurosos.

“Hemos sido muy afortunados como commodity para crear una demanda tremenda que, francamente, todos estamos corriendo tan rápido como podemos para mantenerla al día”, dice Donovan.

“Seguro que es una oportunidad para Colombia, pero es una de las que tendremos que ser cautelosos, ver y actuar con responsabilidad”.
Vale la pena poner también en contexto la industria colombiana del aguacate. Mientras que la nación sudamericana es el tercer mayor productor de aguacate del mundo, sólo una fracción de su cultivo es de la variedad Hass.

Y cuando se trata del mercado norteamericano de Hass, México gobierna el gallinero y seguirá haciéndolo durante mucho tiempo.

“México es tan grande, tan dominante en la América, particularmente, sobre todo en Norteamérica como proveedor”, aclara Donovan.

“Si vemos las estadísticas del mercado de Norteamérica, la parte de California o Perú es muy pequeña. Hablamos de un impacto de un solo dígito para Colombia en EE.UU.”.

“Con el tiempo creo que el entusiasmo en Colombia es todo sobre el potencial. Tiene una verdadera historia agraria, sabemos que cultivan muchos otros productos como flores cortadas, para las cuales Colombia es el mayor exportador y nuestro socio es un líder, bananas y café vienen a la mente, que son a gran escala, por lo que se entiende que el país puede hacerlo”.

Donovan ve en Colombia algunas similitudes en los retos topográficos presentes en Michoacán, México.

“Para mí es bastante similar a las condiciones que vemos en Michoacán en las montañas volcánicas de alta altitud… no es fácil cultivar, es completamente diferente decir lo que hacemos en Perú”.

“Llevó décadas literalmente para llegar a donde están ahora (con México), en relación con el número de hectáreas plantadas y el tamaño de la industria. No sucedió de la noche a la mañana, por lo que esperamos ver algo similar, que va a tomar tiempo conseguir infraestructura”.

“Los planes de inversión que hemos escuchado del gobierno son sólidos para salir de estas áreas de crecimiento a los puertos y a los mercados rápidamente. Una vez que los llevas a los puertos están en muy buena forma… históricamente llegar al puerto es lo que está tomando más tiempo”.

Para concluir la entrevista, Donovan destaca que para Mission el acuerdo colombiano no se trata sólo del mercado estadounidense.

“Si bien la apertura de Estados Unidos es importante, realmente la espina dorsal del proyecto y la asociación es en nuestros mercados globales”, indica.

“Europa ya es un mercado y tenemos la intención de crecer ahí también, por lo que para nosotros es tanto sobre la oportunidad de abastecer a nuestros clientes europeos y potencialmente asiáticos con fruta, como suministrar América del Norte o América del Sur”.
“Sudamérica come mucho y no consigue la atención, así que tenemos la intención de utilizar la fruta colombiana para cualquier mercado que haga sentido”.